sábado, 10 de noviembre de 2012

Todos aquellos días, al salir el sol, tu pierna rozando con la mía
me mirabas fijamente, y me dabas los buenos días

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ARCHIVO

Se ha producido un error en este gadget.