sábado, 29 de mayo de 2010

Te veo y el cuerpo se me enciende. Mi sentimiento es inexplicable  pero siempre espero verte. Siempre Pendiente de tus movimientos, amargura en la que entro ante la decepción de no verte.


Me importas, no me importas, que no tiene un sentido alguno. No entiendo lo que piensas, quiero más de ti. Un beso, una carizia…¿tansolo unas palabras? Susúrrame a el odído y dime que me quieres.

No quiero ni mirarte por miedo a mostrar lo que yo siento. Pues pretendo esconderlo, no quisiera desprenderlo. Má tarde me arrepiento de no haberte ni mirado y hacerme bien presente. Que la vida son sólo tres días; dos de fiesta y uno de resaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ARCHIVO

Se ha producido un error en este gadget.